¿Te has enamorado alguna vez? Si la respuesta es sí sabrás que la ilusión y la pasión que pones en esa relación son infinitas, casi tan infinitas que estarías dispuesto a “casi todo” para que esa relación funcione. Pero ¿qué pasa si no funciona? NADA. No pasa absolutamente nada. Sentirás dolor durante un tiempo pero también orgullo por haberlo intentado con todas tus fuerzas. Y cuando menos te lo esperes volverá a ocurrir, te enamorarás de nuevo, y otra vez el miedo a perder te invade pero se echará a un lado por la ilusión y la fe de que esta vez sí funcionará.

Entonces, ¿por qué no hacer lo mismo con tus sueños?

Los más grandes han fracasado una y otra vez antes de haber alcanzado el éxito. Según dicen, es por eso que el éxito sabe tan bien. Y algunos de ellos nos han dejado frases como estas:

“El fracaso es una gran oportunidad para empezar otra vez con más inteligencia” (Henry Ford)

Como bien decía Henry Ford, el fracaso nos enseña. No hay que rendirse cuando algo nos sale mal, la próxima vez que lo intentemos no cometeremos el mismo error. Así con cada error, hasta que poco a poco vayamos acertando, porque llegará un día que triunfaremos.

“El éxito no es definitivo y el fracaso no es fatal” (Winston)

Pero hay que tener en cuenta que el éxito no es infinito. Recuerda que nada es para siempre, y que para mantenerse en lo más alto es imprescindible renovarse.  Para alcanzarlo, hace falta que definamos ÉXITO. Según la RAE éxito es:

(Del lat. exĭtus, salida).

1. m. Resultado feliz de un negocio, actuación, etc.

2. m. Buena aceptación que tiene alguien o algo.

3. m. p. us. Fin o terminación de un negocio o asunto.

Personalmente creo que el éxito es totalmente subjetivo y depende de nosotros definir nuestro propio éxito, así como las metas y objetivo que tenemos que fijarnos para llegar hasta él. Por eso, la palabra éxito debería ser MI éxito. El éxito de cada uno, bien sea llegar a ser policía, maestro, alcanzar un acuerdo con una súper mega compañía o forrarse, quien sabe… 

“Muy pocos aciertan antes de errar” (Séneca)

Porqué no vivir la vida como si fuera un juego, sin orgullo ni miedos, con ilusión y perseverancia. Mucha perseverancia para que de cada fracaso saquemos una lección, y de cada lección un triunfo.

Despiértate cada día teniendo claro tu sueño y cuáles son los pasos que debes seguir para alcanzarlo. No te alejes de él por falta de fuerzas o pereza. No tengas miedo, porque te paralizará y te impedirá dar el paso para errar, es decir, para triunfar.

Me he animado a escribir otra vez sobre el éxito y la perseverancia porque me faltaban fuerzas y andaba un poco perdida, pero ha ocurrido algo, me he vuelto a enamorar. Tengo pequeños retos, retos que estoy consiguiendo poco a poco y en los que estoy poniendo toda mi ilusión y ganas. No he alcanzado MI éxito, no aún, pero detalles como estos son los que necesito para errar y seguir luchando, aunque sea un camino difícil, largo y cansado.

No hay que rendirse nunca. Si algo merece la pena, costará conseguirlo.

Gracias a todos los que habéis leído y compartido este post por ayudarme con MI éxito.

Anuncios